Ictioterapia: los peces mágicos

La Ictioterapia es una exitosa técnica curativa turca que se prescribe para las personas que padecen psoriasis o eccemas en los pies. El objetivo es que, al “comerse” los tejidos muertos del cuerpo, se regeneren células nuevas en la piel para que las heridas se curen. 

Los pececillos medicinales se llaman Garra Rufa, miden unos 5 centímetros (aunque pueden llegar hasta 12) y tienen  una enzima en la boca que les pide ingerir pielecillas muertas.

Se siente un cosquilleo, como si tuviese los pies bajo un chorro de miles de microburbujas.  ¿El resultado? Un peeling profundo pero sin la agresividad de los productos de “arrastre”, de ahí que sea muy  recomendable para todos los que tengan problemas de sensibilidad en la piel.

Es un tratamiento muy bueno para la psoriasis y para cicatrizar heridas, ya que tiene un efecto regenerativo. Es un excelente masaje que también sirve para mejorar la circulación, relajarse y para hidratar profundamente la piel. Estos pececitos son los únicos responsables de todos estos beneficios para la piel. Además, segregan una enzima llamada dithranol que se utiliza en cosmética para fabricar cremas rejuvenecedoras.

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *