zona íntima

You are currently browsing articles tagged zona íntima.

Aumento de senos, rinoplastia, lifting… Pero también liposucción de pubis, clitoplastia o rejuvenecimiento vaginal. Estamos hablando de cirugía íntima, que en los últimos tiempos ha ido ganando terreno en el campo de la cirugía plástica, convirtiéndose en una especialidad, y que representa una gran solución para variados trastornos genitales femeninos.

Los tiempos cambian, y para la mujer ya no es tabú ni su sexualidad ni su cuerpo, lo que se refleja en el cuidado de su parte más íntima y en acceder, sin vergüenza, a la cirugía íntima si se padece alguna alteración del aparato genital. Las cifras hablan por sí solas: en España han incrementado en un 300% las intervenciones relacionadas con la anatomía íntima de la mujer.

Pérdida de satisfacción sexual, amplitud vaginal, prolapso genital (descenso de los órganos pélvicos) o incontiencia urinaria, son algunos de los problemas más frecuentes con los que la mujer acude a la consulta de un especialista, siendo el primero el motivo más demandado.

La pérdida de placer durante el coito y la incontinencia urinaria o la irritación de los órganos externos, consecuencia en la mayoría de los casos de varios embarazos y partos por vía natural, hace de la cirugía íntima un gran aliado para la mujer, ya que durante estas etapas se producen cambios en los tejidos de la madre, que pueden afectar al suelo pélvico, lo que se traduce en molestias como: sensación de peso o bulto genital, pérdida de orina, humedad genital crónica y sensación de amplitud vaginal. El suelo pélvico es un sistema de músculos y ligamentos que sostienen la vejiga, el útero y el recto, y si este puzzle se viene abajo puede producirse un prolapso (caída) perdiendo su funcionalidad.

Los partos y el paso del tiempo pueden afectar la belleza y la sexualidad de la mujer, haciéndole sentirse envejecida sexualmente y convirtiéndola en inactiva en este terreno. Después de varios partos sus órganos no son iguales y su sensibilidad se disminuye considerablemente por el ensanchamiento de la vagina, interfiriendo a veces con las relaciones sexuales, tanto en la mujer como en su pareja. Pero cada vez son más las mujeres que se atreven a enfrentar el problema y buscar solución a esa insatisfacción. Para ello existe la vaginoplastia, un “lifting” (o rejuvenecimiento) para las zonas íntimas femeninas. Después de habérsela practicado, muchas mujeres se sienten más segura y atractivas, viéndose reflejado de forma positiva en su sexualidad. Además de estas ventajas, una vaginoplastia aporta también los siguiente beneficios:

  • Previene la incontinencia de orina.
  • Previene la infección urinaria.
  • Previene el flujo vaginal recidivante.
  • Evita el prolapso vesical, uterino y rectal.
  • Evita la faccidez de los músculos de la pelvis.
  • Corrige el orificio herniario que produce el parto vaginal.
  • Mejora el proceso del orgasmo en la mujer.
  • Optimiza la satisfacción sexual de la pareja.

El perfil de la usuaria de este técnica es la de una mujer de 52 años, muy abierta en sus relaciones sexuales, con hijos, y que desea recuperar su tono vaginal. Pero no son las únicas, pues cada vez más se someten a un rejuvenecimiento vaginal mujeres treintañeras que han tenido varios partos y ya no desean tener más hijos y chicas más jóvenes que por falta de colágeno en las paredes vaginales (debigo a problemas géneticos) sufren una distensión vaginal.

Las mujeres que se han sometido a esta cirugía aseguran haber recuperado el orgasmo vaginal perdido, obtenerlo en menos tiempo y volver a tener sensaciones placenteras durante el coito.

Según el problema genital que se sufra, existen otros tipos de cirugías íntimas que dan solución. Éstas son:

Labioplastia: consiste en la reducción del tamaño de los labios menores de la vulva para embellecerlos.

-Remodelación del clítoris o clitoplastia: esta intervención se fundamenta en la reducción del aumento excesivo del clítoris, que puede presentar un tamaño prominente, provocando molestias en las relaciones sexuales o al llevar ropa ajustada.

Liposucción del pubis o “monte de venus”: la lipoescultura de la zona del pubis es una intervención sencilla en la que se reduce el exceso de grasa que se localiza en esta zona, provocado por la edad o por un incremento excesivo de peso.

-Lifting de pubis: se procede a retirar la piel flácida, las posibles estrías y la grasa que se ha alojado en esta zona. Esta indicado, sobretodo, después de una dermolipectomía abdominal.

-Himenoplastia: consiste en la recoconstrucción del himen en su estado original. No es muy común, haciéndose sólo por motivos de creencias/religiosos.

-Estrechamiento vaginal: se suele realizar en mujeres que tras múltiples partos sufren un ensanchamiento o un desplazamiento de la cavidad, que puede provocar molestias y relaciones íntimas insatisfactorias. Se realiza una reducción del músculo de la vagina para mejorar el tono muscular y la elasticidad.

Como puedes ver, hay múltiples opciones según el trastorno que se padezca y, en una sociedad como la nuestra, ya no hay necesidad de seguir sufriendo por algo que tiene solución. La mujer del siglo XXI es una mujer valiente, decidida y luchadora, con ganas de disfrutar de su cuerpo al 100% y dispuesta a tomar la iniciativa de someterse a cirugía si es necesario.

preguntame

Si quieres más información sólo tienes que hacer click aquí. Gracias por leernos.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,