vaginoplastia

You are currently browsing articles tagged vaginoplastia.

Aumento de senos, rinoplastia, lifting… Pero también liposucción de pubis, clitoplastia o rejuvenecimiento vaginal. Estamos hablando de cirugía íntima, que en los últimos tiempos ha ido ganando terreno en el campo de la cirugía plástica, convirtiéndose en una especialidad, y que representa una gran solución para variados trastornos genitales femeninos.

Los tiempos cambian, y para la mujer ya no es tabú ni su sexualidad ni su cuerpo, lo que se refleja en el cuidado de su parte más íntima y en acceder, sin vergüenza, a la cirugía íntima si se padece alguna alteración del aparato genital. Las cifras hablan por sí solas: en España han incrementado en un 300% las intervenciones relacionadas con la anatomía íntima de la mujer.

Pérdida de satisfacción sexual, amplitud vaginal, prolapso genital (descenso de los órganos pélvicos) o incontiencia urinaria, son algunos de los problemas más frecuentes con los que la mujer acude a la consulta de un especialista, siendo el primero el motivo más demandado.

La pérdida de placer durante el coito y la incontinencia urinaria o la irritación de los órganos externos, consecuencia en la mayoría de los casos de varios embarazos y partos por vía natural, hace de la cirugía íntima un gran aliado para la mujer, ya que durante estas etapas se producen cambios en los tejidos de la madre, que pueden afectar al suelo pélvico, lo que se traduce en molestias como: sensación de peso o bulto genital, pérdida de orina, humedad genital crónica y sensación de amplitud vaginal. El suelo pélvico es un sistema de músculos y ligamentos que sostienen la vejiga, el útero y el recto, y si este puzzle se viene abajo puede producirse un prolapso (caída) perdiendo su funcionalidad.

Los partos y el paso del tiempo pueden afectar la belleza y la sexualidad de la mujer, haciéndole sentirse envejecida sexualmente y convirtiéndola en inactiva en este terreno. Después de varios partos sus órganos no son iguales y su sensibilidad se disminuye considerablemente por el ensanchamiento de la vagina, interfiriendo a veces con las relaciones sexuales, tanto en la mujer como en su pareja. Pero cada vez son más las mujeres que se atreven a enfrentar el problema y buscar solución a esa insatisfacción. Para ello existe la vaginoplastia, un “lifting” (o rejuvenecimiento) para las zonas íntimas femeninas. Después de habérsela practicado, muchas mujeres se sienten más segura y atractivas, viéndose reflejado de forma positiva en su sexualidad. Además de estas ventajas, una vaginoplastia aporta también los siguiente beneficios:

  • Previene la incontinencia de orina.
  • Previene la infección urinaria.
  • Previene el flujo vaginal recidivante.
  • Evita el prolapso vesical, uterino y rectal.
  • Evita la faccidez de los músculos de la pelvis.
  • Corrige el orificio herniario que produce el parto vaginal.
  • Mejora el proceso del orgasmo en la mujer.
  • Optimiza la satisfacción sexual de la pareja.

El perfil de la usuaria de este técnica es la de una mujer de 52 años, muy abierta en sus relaciones sexuales, con hijos, y que desea recuperar su tono vaginal. Pero no son las únicas, pues cada vez más se someten a un rejuvenecimiento vaginal mujeres treintañeras que han tenido varios partos y ya no desean tener más hijos y chicas más jóvenes que por falta de colágeno en las paredes vaginales (debigo a problemas géneticos) sufren una distensión vaginal.

Las mujeres que se han sometido a esta cirugía aseguran haber recuperado el orgasmo vaginal perdido, obtenerlo en menos tiempo y volver a tener sensaciones placenteras durante el coito.

Según el problema genital que se sufra, existen otros tipos de cirugías íntimas que dan solución. Éstas son:

Labioplastia: consiste en la reducción del tamaño de los labios menores de la vulva para embellecerlos.

-Remodelación del clítoris o clitoplastia: esta intervención se fundamenta en la reducción del aumento excesivo del clítoris, que puede presentar un tamaño prominente, provocando molestias en las relaciones sexuales o al llevar ropa ajustada.

Liposucción del pubis o “monte de venus”: la lipoescultura de la zona del pubis es una intervención sencilla en la que se reduce el exceso de grasa que se localiza en esta zona, provocado por la edad o por un incremento excesivo de peso.

-Lifting de pubis: se procede a retirar la piel flácida, las posibles estrías y la grasa que se ha alojado en esta zona. Esta indicado, sobretodo, después de una dermolipectomía abdominal.

-Himenoplastia: consiste en la recoconstrucción del himen en su estado original. No es muy común, haciéndose sólo por motivos de creencias/religiosos.

-Estrechamiento vaginal: se suele realizar en mujeres que tras múltiples partos sufren un ensanchamiento o un desplazamiento de la cavidad, que puede provocar molestias y relaciones íntimas insatisfactorias. Se realiza una reducción del músculo de la vagina para mejorar el tono muscular y la elasticidad.

Como puedes ver, hay múltiples opciones según el trastorno que se padezca y, en una sociedad como la nuestra, ya no hay necesidad de seguir sufriendo por algo que tiene solución. La mujer del siglo XXI es una mujer valiente, decidida y luchadora, con ganas de disfrutar de su cuerpo al 100% y dispuesta a tomar la iniciativa de someterse a cirugía si es necesario.

preguntame

Si quieres más información sólo tienes que hacer click aquí. Gracias por leernos.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Las disfunciones del aparato genital femenino no son problemas psicológicos, sino físicos y funcionales” explica el Dr. Barroeta de Sants Institut.

La cirugía íntima es una de las disciplinas de la medicina estética cada vez más demandada por las mujeres. Son muchas las que sufren un problema físico y funcional en la zona íntima. Hemos conversado con el Doctor Miquel Barroeta, ginecólogo especialista en cirugía íntima de Sants Institut para saber más sobre las características de estas intervenciones, las dudas más frecuentes y los precios.

cirugía íntima– ¿Cuáles son las intervenciones de cirugía íntima más demandadas por las mujeres?

– La labioplastia y vaginoplastia para reducción de tamaño.

– ¿Cuánto dura una intervención de esta clase? ¿Cómo transcurre el postoperatorio?

– Dura entre 25 y 35 minutos. El postoperatorio es muy agradecido y se requiere un reposo de 48 horas y suspender la vida laboral. La baja se estima entre 3 y 4 días y para que esté perfectamente acabada la plastia han de pasar 3 semanas. Entonces es cuando se aprecian los resultados y no existen suturas.

Tras la operación no se ha de seguir ningún tratamiento especial. En algunos casos se suelen tomar analgésicos y acudir a las revisiones postoperatorias que dependen del tipo de intervención.

– ¿Cuáles son las dudas más comunes de los pacientes al acudir a su consulta?

– Si la operación va a ser con anestesia local o general. Muchas mujeres me explican que tienen un problema que hasta ahora no sabían que tenía solución o que la solución es más sencilla de lo que esperaban. También quieren saber el tiempo que se tarda en reanudar su trabajo y vida normal.

– Muchas personas no gozan de sus relaciones sexuales como consecuencia de una anomalía en sus zonas íntimas. Son mujeres que sienten pudor al acudir a un especialista y explicarle sus complejos. ¿Es esto cierto?

– Sí, es cierto. De todas maneras tengo la gran ventaja de que como soy ginecólogo es habitual que la gente me hable de estos temas. Pero en principio sí que algunas de estas técnicas tienen mucha relación con la satisfacción sexual o la no satisfacción sexual, y por lo tanto, es un tema que se suele tocar en las entrevistas.

– ¿Cuál es el perfil de las personas que se someten a la cirugía íntima?

– Mujeres de 20 a 40 años y bastante deportistas. El hecho de estar desnudas en los vestuarios de un gimnasio con otras mujeres les hace avergonzarse más de su complejo. Son personas que se preocupan mucho por su imagen. Es importante para ellas acabar con una situación que representa un lastre. El 95 % de la gente que reclama estos tratamientos cumple este perfil.

-¿Existe alguna característica que impida realizarse una intervención de este tipo?

– No, los impedimentos son los que presenta cualquier intervención, como los problemas de coagulación. Al ser una anestesia local hay muchas cosas que apartas de disfuncionalismo de tipo cardíaco o inmunológico.

– ¿Es barata la cirugía íntima? ¿Cuánto cuestan los tratamientos?

– No es tan cara, ya que no hace falta ingresar a la paciente, ni aplicar anestesia general. La gente que tiene la intención se lo hace. Los tratamientos cuestan entre 1.000 y 4.000 euros. Todo depende de la técnica que quieras aplicar.

Es una cirugía en que has de respetar mucho toda la inervación y estatus neurológico de la paciente, y en la vulva es muy acusado. Es una técnica muy compleja y no todo se enseña en la facultad. Hay que aprenderlo a base de los que tienen experiencia y obtienen buenos resultados.

– ¿Cuáles son los riesgos que se derivan de estas intervenciones?
En algunos casos, pero muy pocos, algún hematoma o edema postoperatorio. Son complicaciones mínimas y totalmente subsanables.

–  ¿Cuándo se pueden retomar las relaciones sexuales?

– Tres semanas después de la operación, aunque puede variar algunos días.

– Tras una intervención, ¿se pierde sensibilidad?

– No, eso es lo que hay que buscar que no ocurra. No todo el mundo está capacitado para este tipo de cirugía porque no conoce exactamente la inervación de toda la zona y entonces podría haber problemas para conseguir la satisfacción sexual. Es uno de los puntos delicados de estas técnicas.

– ¿Está la cirugía íntima bien implantada en España?

– No, porque somos pocos especialistas los que la hacemos. Supongo que con el tiempo esto irá cambiando. Es posible que aumente la competencia pero los que lo hacen con mayor cuidado y detalle, y tienen más conocimiento sobre el tema, son los que realmente operan a más personas. Para ser un buen profesional, se requiere cierto aprendizaje previo y además hay que ser médico, cirujano, y a ser posible ginecólogo.

– ¿Los pacientes suelen acudir por una cuestión de salud o bien por una cuestión estética?

– Por ambas razones. Por un problema de estética, psicológico, un problema de micciones erróneas, de molestias y dolores durante el coito… Las disfunciones del aparato genital femenino no son problemas psicológicos, sino físicos y funcionales, como por ejemplo la amplitud o estrechez vaginal. Es cierto que el problema físico puede provocar problemas psicológicos, pero una vez solucionado el problema físico, desaparece el psicológico.

– ¿Qué les diría a aquellas personas que tienen medio a una intervención de cirugía íntima?

– Qué no hay por qué temer. A pesar de lo que les diga su ginecólogo o médico de cabecera, el problema tiene solución y arreglo porque es relativamente sencillo y los beneficios para ellas son enormes después de la intervención.

Hoy en día, la medicina y la cirugía ofrecen posibilidades de cambiar lo que no nos gusta de nosotros y tener el aspecto que siempre quisimos tener, la cirugía plástica de senos, por ejemplo, hace posible aumentar, reconstruir y reafirmar tu pecho de una manera sencilla y con resultados estupendos.

Lo fundamental es que cada persona se sienta bien con su cuerpo y con su aspecto. Sentirse agusto es garantía de bienestar, de calidad de vida, de relaciones personales y sociales agradables. En Sants Institut sabemos lo importante que es que primero te gustes a ti misma, porque sólo de esta manera gustarás también a los demás, a quienes quieres y quienes te importan.

preguntameSi quieres más información sobre la cirugía íntima, nuestros especialistas están a tu disposición, sólo tienes que hacer click aquí. Gracias por leernos.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,