cuidar piel en verano

You are currently browsing articles tagged cuidar piel en verano.

Cada vez es más común que pasemos de la primavera al verano de manera brusca. Un día salimos a la calle y ahí está: el sol. Por eso nunca está demás que volvamos a hablar de los peligros del sol para nuestra piel y de los cuidados que tenemos que llevar a cabo para tener una piel sana.

Y como no, no hay mejor manera de empezar este post que recordando la importancia de la protección solar. Ponerse protección no es sólo necesario cuando vamos a la playa o a la piscina sino que debemos usarla siempre que hagamos alguna actividad al aire libre como correr o pasear.

Cuidados piel en verano

Además, en la actualidad hay muchas cremas hidratantes que ya llevan incorporadas la protección por lo que si podemos elegir una de éstas mejor que mejor. Aunque es importante recordar que no solamente la cara necesita protección. Cada vez que salgamos a pasear es mejor utilizar la crema también en los hombros, el escote o el cuello, es decir, las zonas que estén más expuestas a la radiación solar.

Por otra parte, nuestro tipo de piel nos indicará qué clase de protección solar debemos usar. Si tenemos una piel muy clara es recomendable utilizar protectores del 30 en adelante, sin embargo, si nuestra piel es oscura quizás sea suficiente una protección del 15 al 20.

La protección solar es el cuidado más importante aunque no debemos olvidar otras rutinas que ayudarán que nuestra piel esté sana:

– Evita tomar el sol en las horas centrales del día.

– ¡Hidrátate! Bebe mucha agua y otros líquidos como zumos naturales para mantener la piel hidratada y vitaminada.

Usa ropa que evite la sudoración excesiva y hazte amiga de los sombreros.

– Llena tu nevera de hortalizas y frutas. Una dieta rica en vitaminas y nutrientes también hará que tu piel brille.

Además, para preparar la piel para el sol lo ideal es realizar una exfoliación corporal y facial que elimine las células muertas para que la piel se broncee de una manera más suave y luzca más luminosa.

Y si la protección solar es importante, de igual manera lo es hidratar la piel tras la exposición al sol. No os olvidéis de poner crema hidratante tanto en el rostro como en el cuerpo todos los días para refrescar la piel.

Estas precauciones son fundamentales para conseguir una piel bronceada pero sin poner en peligro vuestra salud. Cuidar la piel significa evitar la aparición de manchas antiésteticas y de problemas más graves como el cáncer de piel.

Asi que ya sabéis; ¡estar morena no está reñido con la salud de la piel! Podemos disfrutar de un bonito bronceado sin poner en riesgo una piel saludable.

Tags: , , , , , , , , , , ,