calor

You are currently browsing articles tagged calor.

Cada vez es más común que pasemos de la primavera al verano de manera brusca. Un día salimos a la calle y ahí está: el sol. Por eso nunca está demás que volvamos a hablar de los peligros del sol para nuestra piel y de los cuidados que tenemos que llevar a cabo para tener una piel sana.

Y como no, no hay mejor manera de empezar este post que recordando la importancia de la protección solar. Ponerse protección no es sólo necesario cuando vamos a la playa o a la piscina sino que debemos usarla siempre que hagamos alguna actividad al aire libre como correr o pasear.

Cuidados piel en verano

Además, en la actualidad hay muchas cremas hidratantes que ya llevan incorporadas la protección por lo que si podemos elegir una de éstas mejor que mejor. Aunque es importante recordar que no solamente la cara necesita protección. Cada vez que salgamos a pasear es mejor utilizar la crema también en los hombros, el escote o el cuello, es decir, las zonas que estén más expuestas a la radiación solar.

Por otra parte, nuestro tipo de piel nos indicará qué clase de protección solar debemos usar. Si tenemos una piel muy clara es recomendable utilizar protectores del 30 en adelante, sin embargo, si nuestra piel es oscura quizás sea suficiente una protección del 15 al 20.

La protección solar es el cuidado más importante aunque no debemos olvidar otras rutinas que ayudarán que nuestra piel esté sana:

– Evita tomar el sol en las horas centrales del día.

– ¡Hidrátate! Bebe mucha agua y otros líquidos como zumos naturales para mantener la piel hidratada y vitaminada.

Usa ropa que evite la sudoración excesiva y hazte amiga de los sombreros.

– Llena tu nevera de hortalizas y frutas. Una dieta rica en vitaminas y nutrientes también hará que tu piel brille.

Además, para preparar la piel para el sol lo ideal es realizar una exfoliación corporal y facial que elimine las células muertas para que la piel se broncee de una manera más suave y luzca más luminosa.

Y si la protección solar es importante, de igual manera lo es hidratar la piel tras la exposición al sol. No os olvidéis de poner crema hidratante tanto en el rostro como en el cuerpo todos los días para refrescar la piel.

Estas precauciones son fundamentales para conseguir una piel bronceada pero sin poner en peligro vuestra salud. Cuidar la piel significa evitar la aparición de manchas antiésteticas y de problemas más graves como el cáncer de piel.

Asi que ya sabéis; ¡estar morena no está reñido con la salud de la piel! Podemos disfrutar de un bonito bronceado sin poner en riesgo una piel saludable.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Cada día que pasa, más nos acercamos al verano. Verano… La estación en la que el sol se hace dueño del cielo y llega el calor. Y con este tiempo es inevitable que los rayos solares nos alcancen, ya sea por exposición directa o indirecta.

Si queremos tomar el sol o sabemos que vamos a estar expuestos a él aún sin ser la intención, lo ideal es que empecemos a preparar nuestra piel para que no sufra con la agresión de los rayos UVA y no se nos irrite. Si nos preparamos bien, conseguiremos un bronceado duradero y no nos “quemaremos” ni “pelaremos”.

Con un tratamiento previo, podemos conseguir que hasta la piel más blanca no se vuelva de ese tono rojo “tomate” o “gamba” que es tan doloroso y antiestético. Evitaremos la incomodidad de que cualquier presión o roce sobre la zona nos moleste y lo más importante, estaremos ayudando a nuestra salud a no contraer ningún tipo de enfermedad.

Y si no queremos exponernos directamente al sol pero queremos conseguir el tono bronceado
que tan bien sienta en verano, hay alternativas que pueden ayudarnos. Sigue leyendo y descubrirás lo último para un bronceado con y sin sol, para todas las opciones:

  • Rayos UVA: además de proporcionar un tono bronceado, protegen nuestra piel de forma natural contra los efectos de la luz solar. Para conseguir un bronceado preventivo, hay que empezar a tomar rayos UVA unas semanas antes de la exposición al sol, así la protegemos de agresiones externas y se acabará de broncear más rápidamente. Con este tipo de bronceado, los riesgos de padecer cáncer de piel o quemaduras son menores que si nos exponemos directamente a los rayos solares. Siempre hay que hacer las sesiones de UVA en centros autorizados y bajo control, pues la exposición superior al tiempo recomendado puede causar arrugas, sequedad y acumulación de radiación que queda grabada en la piel. Es importante no sobrepasar las 20-30 sesiones anuales y se debe dejar, como mínimo, 48 horas de descanso entre sesión y sesión. Recuerda usar gafas homologadas y no dudes en hacer cualquier pregunta al/la profesional del centro que elijas.
  • Pulverización con DHA: bronceado instantáneo sin sol mediante cabinas totalmente libres de radiación UVA. En 60 segundos se puede alcanzar un bronceado perfecto y uniforme sin riesgo alguno. El proceso de bronceado usa una solución autobronceadora que tiene como principal componente la DHA (un extracto de caña de azúcar 100% natural). Cuando ésta entra en contacto con los radicales libres de las proteínas cutáneas de la epidermis, se produce una reacción química que colorea la superfície provocando el bronceado. Esta coloración dura entre 4 y 5 días ya que las células de la epidermis se renuevan de forma natural. Es ideal para aquellos casos en los que se quiera disfrutar de un moreno natural por algún compromiso o por simple gusto.
  • Pastillas ricas en betacaroteno, aceites naturales y antioxidante: estas pastillas neutralizan los radicales libres y estimulan la protección natural de la piel, activando las defensas de la epidermis e intensificando el bronceado y ayudando a prevenir las quemaduras. Para que sean efectivas, hay que empezar a tomarlas unos días antes de exponerse al sol, pues la piel necesita su tiempo para activar las defensas y producir melanina.
  • Cápsulas bronceadoras: con estas cápsulas podrás lucir una piel bronceada y sana desde el primer día, evitando, si las tomas con el tiempo previo necesario, el enrojecimiento de la piel durante las primeras exposiciones al sol, sobre todo en los casos en que el tono de piel es muy claro.
  • Autobronceadores: son una muy buena alternativa si quieres una piel morena y bronceada sin tener que pasar por una cabina de rayos UVA. Están constituidos a base de DHA y permiten conseguir un tono tostado y saludable sin riesgos. Actúan por oxidación; al aplicarlos sobre la piel, el aire provoca la oxidacion y confiere un tono bronceado a los aminoácidos de las capas más superficiales de la epidermis. Puedes encontrar este producto en las tiendas de cosméticos y perfumerías.
  • Polvos bronceadores: podemos encontrarlos en las tiendas de cosmética y están muy de moda por el toque de salud que le dan al rostro. Estos polvos bronceadores, de terracota o de sol, permiten que sea cual sea el tono de piel, se pueda disfrutar de un bronceado según se quiera. Dotados de finas partículas de terracota y nácares y con destello dorados, los polvos iluminan inmediatamente y de forma natural el tono al color de piel para poder lucir un aspecto bronceado todo el año.

En el próximo post, te hablaremos de cómo identificar tu tipo de piel y qué cremas solares son las más adecuadas según tus necesidades y además, te contaremos cómo prolongar el bronceado lo máximo posible.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,