Se va el verano y aparecen manchas en la piel.

Quizá tu bronceado veraniego ya comenzó a atenuarse, sino es que ya desapareció. Ahora bien, te miras bien al espejo y observas pequeños cambios en la pigmentación de la piel, les pasa a muchos y todo es culpa del sol.

La exposición solar es la principal responsable de estas alteraciones, si bien es cierto que existen otros factores como el envejecimiento, las alteraciones hormonales o el embarazo, el culpable principal es el sol. Y peor aún, muchas manchas que se mostrarán dentro de unos años son culpa del sol que tomaste este verano, sí, así como lo oyes; por qué crees que hay tanta insistencia en proteger la piel de los rayos solares y en especial durante el verano.

Hay que prestar mucha atención a esos cambios en la piel, puesto que podemos estar hablando se simples manchas que quizá afeen tu piel o de algo más importante que no debes pasar por alto.  Existen muchas lesiones en la piel podemos pasar por alto sino prestamos atención: Melasma, lentigo solar,  hiperpigmentación postinflamatoria…etc.

 Sea como sea y ante las dudas chequea tu piel anualmente con un dermatólogo. Haciendo clic aquí podrás pedir una cita, en Sants Institut estarán encantados de ayudarte.

 

Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *